Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for octubre 2021

COBARDES

Semana de aniversario en la que han participado cantidad y variedad de elementos que, entre si, son antagónicos pero en realidad vienen a decir, prácticamente, lo mismo con distintas palabras, o sea, nada; nada que en realidad deje de enturbiar y confundir a las personas normales que en realidad lo que desean es que se solucionen sus problemas cotidianos y no les mareen con un asunto finiquitado hace diez años y que de paso hagan algo por reconciliar a la sociedad, que cada vez está más encabronada con luchas estériles que no solucionan las penurias cotidianas.

  1. Otegi y su decadencia (más bien de tonto útil)
  2. Teo Uriarte o la transformación del bocazas
  3. Izquierda abertzale o la prepotencia a su máximo grado
  4. Presos de ETA o la necedad constante
  5. Políticos de ayer y del mañana o el hacer sin hacer nada
  6. Colectivo de presos de Nanclares o la persecución de su reconocimiento
(más…)

Read Full Post »

Gurea Athletic, arima euskalduna, herritik sortu zuelako. Nuestro Athletic en el corazón, pero es más que un sentimiento. Es un club, ahora de fútbol. En otro tiempo tenía otras secciones, como el FC Barcelona. Como el Bayern, una rareza en lo organizativo. Los socios, aparentemente, han decidido, o no han pensado, tras la fundación de Lezama, hace ya 50 años, no tener más que deporte ligado al balón, que hoy sería imposible plantear siquiera, si no tuviera a los socios como propietarios. Si el Barça dejara de ser de sus socios, todas las secciones deportivas desaparecerían. Pero hablamos del Athletic, y del fútbol. Al final se puede filosofar mucho, pero no diré que depende de que entre o no la pelota en la portería rival. Depende de la buena salud interna.

De un tiempo a esta parte, y hablo como alguien que fue socio durante 13 años, entre 1995 y 2007, en el viejo San Mamés, entrada 24, tribuna principal baja, pareciera que hay bandos irreconciliables. Recuerdo las elecciones entre Arrate y Lertxundi de 1994, teniendo más espacio en los medios que las elecciones europeas. Pero después de ellas todos éramos Athletic. Pareciera que esa noción ha cambiado. Recientemente, incluso en tiempos de pandemia, donde la piña debiera convocarnos a todos en la permanencia y pervivencia de nuestro querido club, veterano, pero siempre jóven, se impone la idea de vencer a la directiva y la junta, en asamblea de socios compromisarios. En una entrevista le insinuaron que si se hacía el harakiri no presentándose a la reelección, la gestión y las cuentas serían aprobadas. Pues fue que no. Porque la derrota de Elizegi era más importante. ¿Para derribar su presidencia y junta? ¿Por venganza de los anteriores? ¿Del derrotado en las urnas? No es serio.

Sirva para futuras elecciones, si es que sigue habiendo. Si uno gana por un porcentaje pequeño, con foto finnish, con su victoria, tiene una derrota. Porque los perdedores no serán sino oposición interna, que mediante los socios compromisarios, tratarán de influir y dominar la asamblea del athletic. ¿Para qué ganar un día, para perder durante los siguientes cuatro años? Pues es que, además, se pone en riesgo al club, cuando se pone en entredicho los difíciles acuerdos que se han tenido que tomar. Otros clubes, como el citado F.C. Barcelona, están en serio riesgo financiero. El Athletic tiene salud financiera, siquiera por comparación. Pero no puede perderse la perspectiva de que si las cosas vienen mal dadas, puedan obligar al Athletic a ser sociedad anónima deportiva. Y es que, además, tal vez, incluso sería deseable para un sector de la masa social. Quizás, incluso, desean con todas sus fuerzas el advenimiento de la nueva era, donde no haya socios, sino abonados. Y los propietarios sean accionistas.

A veces se hace mal uso del poder que se tiene. No necesariamente los compromisarios deben ser algo malo. Es una noción que si funciona en base al mandato imperativo, no debe fallar, pues implica a toda la masa social. Pero un mal uso de un poder es dejación de una alta responsabilidad. Si se busca hacer daño, no a una junta, sino al club, poniendo palos en las ruedas de continuo, dejando la presidencia y junta a un bando, y la asamblea y los compromisarios a otro, y da igual cual, porque sería intercambiable, cual juego de espejos, pueden darse cuenta de que llegue el día de que los propietarios sean accionistas, donde las asambleas sean pegotes donde quien tenga el 51% o más del accionariado, haga y deshaga. Siendo meros conversatorios, después de la dación de cuentas. Mecánicamente aprobadas todas las propuestas. Una asamblea bien funcionante debe ser condicionante, tal vez, de algunos aspectos, pero no un freno. No una rémora. Y la junta debe trabajar para ello. Pero aquello de dos no se pelean si uno no quiere es falso. Los linchamientos existen. Y debe cambiar el concepto, para ambos. Superar las trincheras, coser heridas. Unas elecciones de unidad, o puede que sean las últimas. Para algunos, la paz social se puede acabar convirtiendo en realidad únicamente bajo la conversión del club en Sociedad Anónima Deportiva, llevada por la ceguera de unos y la necedad de otros. Bajo la coartada económica, tal vez, con la tranquilidad de superar el esquema de parálisis actual. Pero no será algo caído del cielo. Se lo habrán ganado todos los que habéis contribuido para que así sea. No es tarde. Aún hay tiempo de rectificar. Pero el tic tac del reloj avanza. Y el tiempo no perdona. El futuro del Athletic está en vuestras manos. ¿Queréis ser socios o accionistas? Pues obrad en consecuencia. Este es el mensaje que quiero transmitir, desde la distancia orgánica, pero siempre, eso ante todo, beti, nola ez, beti, ATHLETIC. Gora Bilbao, Gora Bizkaia, Aupa Athletic.

Read Full Post »

Tras la declaración efectuada hoy por el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, y el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, el Euzkadi Buru Batzar de EAJ-PNV quiere manifestar lo siguiente:

1) Esta declaración incorpora en sus dos folios y en sus cinco puntos aportaciones positivas para la construcción de una nueva convivencia y para la necesaria reparación de las víctimas de ETA, aunque con omisiones en aspectos clave en los que la Izquierda Abertzale y el mundo que dio cobertura a la organización armada aún tienen un trecho ético y político que recorrer.

2) Valoramos positivamente que la Izquierda Abertzale reconozca, 50 años después, que el dolor de las víctimas de ETA “nunca debió haberse producido”. Aplaudimos asimismo que Sortu y EH Bildu se comprometan por escrito a “tratar de mitigar” el sufrimiento de las víctimas de ETA. Son dos pasos dados en la buena dirección y constituyen un nuevo aporte a la consolidación de la convivencia en Euskadi. Confiamos en que sus próximas actuaciones estén en consonancia con estas palabras.

3) Debemos lamentar, por el contrario, que la Izquierda Abertzale se resista, una vez más, a decir algo tan sencillo como que el daño causado por ETA y el mundo que le dio cobertura durante décadas fue INJUSTO.

4) Por todo ello, consideramos, y así queremos reconocer, que la Izquierda Abertzale ha dado hoy un paso en la buena dirección, pero nos vemos asimismo en la obligación, ética y política, de afirmar que se trata de un paso corto e insuficiente, más aún si tenemos en cuenta que ha tenido diez años para darlo. Confiamos en que no tengan que pasar otros diez años para que la Izquierda Abertzale reconozca la injusticia del daño causado por ETA y realice la lectura crítica de la propia existencia de la organización armada que le viene exigiendo una abrumadora mayoría de la sociedad vasca.

5) En el recorrido de ese camino hacia una convivencia normalizada, plena y definitiva, sepan las y los militantes de la Izquierda Abertzale que encontrarán tendida la mano de las mujeres y hombres que integramos EAJ-PNV.

Read Full Post »

Cadena de odios

Demasiado amor puede matarte. Puedes tener un problema tanto si hay sobredosis de azúcar como si hay completa ausencia, pero hay que no perder el tiempo cuando uno se encuentra con gente que en vez de pensar siente. Es todo pasión, todo emoción. Salvo cuando se interponen en tu camino, bloquean la puerta, y dejan imposible todo paso, siendo capaces de decir cualquier cosa con tal de tener razón. Irracional razón desde emociones sustentadas en la nada, simplemente en porque yo lo valgo, porque tengo la manija del poder y tu no puedes hacer nada. Se crea o no tiene mucho que ver con aquello de que la letra con sangre entra, de que con palos se arregla todo. La zanahoria que se la quede el burro. Y la cultura, para los muertos, que para algo los poetas eran los mejores suicidas en el siglo XIX, algo que, para la mayoría, era motivo de celebración, dicha y alegría. Menos gente ociosa que mantener.

Tener razón contra los datos, contra la verdad. Tener envidia de lo que tienen otros y ser incapaces de encauzar los sentimientos, haciendo debates de totalidad, como películas como Shiva Baby expone brutal, aunque sucintamente. La directora es una partícipe de una comunidad askenazí reformada en Canadá. Pudo hacer su historia en forma de cortometraje de 8 minutos, y posteriormente, lo trasladó a un metraje de 75 minutos, es decir, hora y cuarto. En ella se puede ver la hipocresía para con el tratamiento de esas reuniones que el judaísmo, pero también el cristianismo, establece. Pantallas. Proyectar lo que uno se quiere que se perciba como realidad de uno y la familia. Muy borbónico, por cierto, esto de poner personas intermedias y acabar diciendo que “todo el mundo me dice que…”, y cuando se pregunta quien, nunca se pone nombre y apellidos, y si de manera apurada y apretada, ha sido como reacción a esa proyección, sea para bien o para mal, pero siempre con demasiado o ausencia de ese azúcar vital.

Hay gente que no sabe ni quiere convivir. Que está en un escenario futurible siempre. Viven en el mañana, sin pisar suelo en el hoy. Desean lo que no tienen, y ponen excusas en personificaciones para poner como obstáculos existentes para ese idílico marco de arcadia felíz. Nunca disfrutan el momento, sino planifican el mañana. Nunca están felices porque como no saben lo que son ni quienes son, dan patada hacia el futuro, como una manera de consumir oxígeno y espacio, como si la vida fuera una pesada obligación imposible de salir, en este valle de lágrimas, donde si le pillan el cayo a alguien, este, en cascada, sobre quien tenga algún tipo de poder, se le rebota para resarcir ese estado de cosas tan maravilloso, justo lo contrario de la cadena de favores, donde si alguien necesita algo, hacerlo desinteresadamente, no. Lo contrario. Hay que resarcir el polvo y arena de lo que ha sido mancillado por esas personas próximas, generando escenarios de odio. Y siempre tratando de externalizar las situaciones conflictivas. Si A y B tienen un problema, se coge como chivo expiatorio a C, y se insulta preventivamente, a la persona. Cualquier excusa es buena, pues a los pocos segundos el macguffin, como diría Hitchkok, es lo de menos, es el vehículo para todo lo demás. Y desviar la atención del punto original de conflicto a uno nuevo, o renovado, que centre de nuevo las esperanzas de haber hecho, una vez más, obsoleto el conflicto entre A y B. Y ante todo con la noción de que una vez destrozado ese obstáculo humano, esos planes, presuntamente obstaculizados por ese sujeto, serán una realidad, y habrá mirra, miel y piedras preciosas para todos.

El futuro no está escrito, se puede cambiar. Nunca se sabe como será el porvenir, pero conocer el pasado es fundamental. Los hay que centran su realidad en su propia vida, y toman únicamente ejemplos de ella. Otros hablan tal vez de sus padres. Las decenas de generaciones precedentes sólo es algo valorable para con su ámbito de entretenimiento. Sin considerar que como el principio de arquímedes. Un cuerpo total o parcialmente sumergido en un fluido en reposo experimenta un empuje vertical hacia arriba igual al peso del fluido desalojado. Las responsabilidades humanas deberían comprender que las reacciones no son previsibles, cuando se trata de humanos, y se puede jugar con fuego, si se pretende hacer como si nada hubiera ocurrido, con un alzheimer sobrevenido, excusado en una edad u otra. Frente a la cadena de odios, la cadena de favores, en positivo, explica que la relación perceptible o imperceptible entre humanos, más entre los próximos, entre los supuestos relacionados por parentesco, dura toda la vida, hasta el fin de la existencia. Pero hay gente que pone el énfasis en lo crematístico, única y exclusivamente. El resto, es un lujo intolerable, todo lo que configura la personalidad humana, lo que crea la identidad. Sobra y molesta, y es arrojado como ladrillo cuando se considera menester. Con brioso amor fraternal. De esa manera, hay que conocer para ser, y poner algo de racionalidad en la vida, y para eso, información, formación, y poner en contexto los asuntos. Porque aún hoy, hay gente que se vanagloria de no saber. Como aquél que le gritó a Unamuno que muera la inteligencia. Pues en el templo de la inteligencia, como el, se puede decir que podéis vencer, pero no convenceréis, pues podéis tener fuerzas sobradas para vencer, pero para convencer hay que persuadir, estimular, y para eso, sin materia gris, poco negocio se puede hacer. Hay que luchar por lo que uno cree, y ningún esfuerzo es baldío. Y por ello, la cadena de odios, al retrete. Humanidad, por babor.

Read Full Post »

Habitualmente las ciudades suelen utilizar grandes eventos de carácter internacional para dar un salto de calidad a su urbanismo, o para reconectar áreas que otros desconectaron en pos de un modernismo con taras y consecuencias perdurables en el tiempo. Bilbao afrontó las consecuencias de las crisis postergadas bajo el manto del franquismo con valentía y decisión. Finalmente se llegó a un horizonte donde se creó la ficción de un evento multitudinario que nunca sería real, pero serviría de marca de esperanza para en esa fecha poder estrenar una ciudad nueva y consolidada, la ciudad universal del siglo XXI. Hasta seis alcaldes con sus equipos trabajaron y contribuyeron a un presente espléndido, que tuvo como guinda postrera el conocido Museo Guggenheim en uno de los extremos de Abandoibarra. Pero esto es pasado, no hay que detenerse en el ni por nostalgia ni para tomar impulso. Reconocimiento si, razones del hoy, también, pero los responsables institucionales, a semejanza de la mirada fresca de un Señor Laskurain, padre desde ser responsable de Hacienda de la institución del museo obra de Frank O. Gehry, se avecina la segunda transformación de la capital de Bizkaia, y para ello, podríamos poner, esta vez sí, un evento de grandes dimensiones en el horizonte. Sin bilbainadas esta vez, soñemos a lo grande.

Más allá de circunstancias operativas respecto a consecuencias de imponderables sanitarios con derivadas en la situación general, creo que es evidente que se puede afirmar que las ciudades que en los últimos lustros han triunfado en la consecución de unos Juegos Olímpicos han sido aquellas que tenían algo que ofrecer, algo que transformar, algo que desarrollar. Un halo de crecimiento, de esperanza, coronado por la experiencia universal de unos juegos en tu ciudad, culminación de una olimpiada de cuatro años, desde que el alcalde recibe la bandera olímpica en la ceremonia de clausura de la ciudad precedente. Si recordamos las tres veces que la capital de las españas ha competido con otras para recibir los juegos del 12, del 16 y del 20, en todas tal vez la candidatura estuviera demasiado desarrollada. Si, eso puede ser un handicap. Pasarse de frenada puede ser un problema. Lo mismo que quedarse corto. Hay que procurar el punto de equilibro, ese donde uno presente sus credenciales solventes de lo que ha sido y conseguido, pero con un futuro transformador hacia el porvenir, juntar esas dos facetas puede ser garantía de triunfo. O por lo menos, ingrediente necesario para su culminación y consecución.

No deja de ser curioso que los juegos alemanes hayan sido logrados en competencia con ciudades españolas. Berlín 1936 derrotó a Barcelona, que si bien es cierto, difícilmente hubiera podido acoger los juegos por esas cosas del 18 de julio de aquel año y que todos creo ya saben, lo mismo que fue objeto a nivel internacional para no proceder a la celebración de hasta tres juegos (los de 1916, 1940 y 1944). En 1972 Munich derrotó a Madrid, que sigue siendo la única gran capital, junto a Bilbao, evidentemente, que no tiene en Europa en su historial unos Juegos Olímpicos. Y eso puede y debe cambiar. Tengamos en cuenta que los juegos en la modalidad de verano tendrán su cita en París en el 24, pero luego se trasladan a Los Ángeles en el 28 y a Brisbane en el 32. Esta última, sorprendentemente, a dedo, dado que curiosamente, para los dos previos sólo se presentaron dos, y hubo arreglo entre ambas, entre otras cosas para garantizar el centenario de la ciudad de la luz en su idilio con los juegos. Por tanto es plausible unos juegos en Europa en 2036. ¿Y los de invierno? ¿No quiere Barcelona organizar los de invierno de 2030? Porca miseria, imposible, los juegos de invierno previos son en 2026 y son en Italia, ergo, un continente no va a tener dos juegos, aunque sean de invierno, consecutivos, salvo que no haya otras ciudades candidatas, cosa, que parece, no es el caso. Por lo tanto, se abre la puerta de par en par para el potencial de una candidatura bilbáina a los de verano de 2036.

Son tiempos de oportunidades y hemos de cogerlas al vuelo. ¿Es posible plantear una candidatura olímpica sólo de la ciudad de Bilbao? Evidentemente no. Pero bajo el liderazgo compartido de la ciudad señera como es la capital del mundo conocido, y por ende, también de Bizkaia, como es Bilbao, es plausible juntar otras compañías selectas, como puedan ser Getxo, Santurtzi, Donostia, Gasteiz, o, porqué no, Castro Urdiales, Pamplona, Santander, Logroño y Barakaldo. Un eje de corazón bilbaino que estructure un horizonte de promesas por cumplir que supongan el final de un camino de baldosas amarillas que transitar mediante esa segunda transformación de la villa, que esta vez sí, pudiera tener una culminación a la vista del mundo, con su ceremonia de apertura y clausura, para, de esta manera, demostrar, una vez más, que somos dignos de nuestro presente y brillante futuro, por eso, desde aquí, invito, en la medida de lo posible, a erigir cuanto antes el proyecto tendente a incorporar lo existente en las mesas de dibujo y lo que puede derivarse en por venir, a la causa de traer los juegos a la ría, es decir, al impulso de los juegos de la concordia, los Juegos Olímpicos de 2036 en Bilbao. Eskerrik asko.

Read Full Post »