Feeds:
Entradas
Comentarios

Una perspectiva externa, internacional, con base en una negociación con apoyo de terceros países puede ser útil al seguir plantilla de otros conflictos. Pero de carácter fundamentalmente erróneo, porque elude implementar problemáticas endógenas, con preguntas espinosas. ¿A quién representa el oficialismo? Si partimos del hecho verificable de que las elecciones en Venezuela no son libres, entonces sus resultados no pueden servir de base para apoyar la idea del apoyo al PSUV y sus aliados. En caso de que consideremos este partido como una unidad monolítica, cosa que tampoco hay que presuponer. Pero de igual manera, ¿A quién representa la oposición? Igualmente es difícil de medir si Acción Democrática tiene más peso en sus puntos de vista que Voluntad Popular, por citar sólo dos ejemplos. Por igual realidad respecto que la institucionalidad no puede servir de baremo para ponderar el peso social. Y en este marco hay reflexiones oportunas. ¿Es un duro golpe que de Rusia la gente preparada se haya ido con las movilizaciones parciales? A largo plazo si, pero a corto suponen la desaparición de la masa crítica que puede generar revueltas políticas, la inteligentsia. En el caso de Venezuela la salida de varios millones de personas, como en otros escenarios, supone la salida de gente capacitada, autoconsciente del pozo en el que vive y el cierre de las opciones en su propio país. Y con arrestos y/o posibles de salir del mismo. Que suelen ser los que llegado el momento pueden salir a forzar un cambio profundo. Como en el propio franquismo, quien permeaba la salida de trabajadores a Alemania Federal o Francia, para poder enseñorear pleno empleo. Con el drenaje de población. Esa sangría al venezolano de bien le cuesta su presente y su futuro. Pero al régimen le viene hasta bien, pues la contracción a un 10% del PIB entre 2012 y 2020, mientras la Nomenklatura mantenga su estilo de vida, es soportable. Pues lo soportan otros. No ellos. Y es que los cambios no dependen del exterior. Cual círculos concéntricos, para un cambio de régimen, la parte sustancial se sucede dentro del país. Es en el Zulia, en el estado cojedes, en Amazonas, en Bolivar y, claro, en Caracas, donde está el fiel de la balanza. Y donde todo puede cambiar. O no.

Seguir leyendo »

Érase que se era, con la fuerza del viento del Norte, que don Miguel Ángel Revilla Roiz logró la presidencia del gobierno de Cantabria en el verano de 2003. Y con la marea azul de 2011 la perdió. Aún bajo aquél manto se encontró con un servidor en el día del niño en la península de la Magdalena, y se sacó con un servidor la primera foto juntos. Nacho Diego enseñorearía por Peña Herbosa los siguientes cuatro años. Período de reflexión y recogimiento, desde la oposición en la Montaña. En ese contexto escribí artículos y documentos más sesudos, en principio con la mera idea de poner en valor el pensamiento regionalista, el cantabrismo del siglo XXI. Pero llegó el momento en el que el reflujo de la marea hizo retroceder las aguas, y el retorno del hidalgo de Polaciones estaba cerca. Por dos veces, una infructuosa, otra con éxito, el día del libro, en el solárium de Alfonso XIII, cerca del Banco de España, en Santander, con la editorial Tantín, el arrejuntao de estos documentos se ofreció para su publicación con este venerable sello cántabro. Qué ingenuidad.

Seguir leyendo »

La laguna del amor: «título provisional» Tapa blanda – 31 julio 2022

de Juan Carlos Pérez Álvarez (Autor)

Ayer un barco posa anclado en la bahía de una zona de Japón, en agosto de 1945. Mañana y con avieso interés un grupo necesita del concurso de un equipo para investigar un misterio, y sólo los mejores mercenarios, dispersos por lugares lejanos deberán ser agrupados, para la resolución, cuando sólo se van a preocupar por su salario. En el ayer un grupo fue reunido para un fin, frustrado. Pero el pasado condiciona el futuro, y nada pasado se olvida, aunque no puedas recordarlo.

Hoy esta lectura existencial es una oferta de aventura entrelazando pasado y futuro, donde una ficción sobre un tapíz basado en algunos hechos reales, sobresale en encajar piezas para el disfrute del lector, que pueda, desde los relatos propuestos, elegir su propia aventura, pues una inmersión en un mundo nuevo siempre comporta que haya más donde buscar. ¿Cuál es el límite de lo real y lo ficticio? Esta es una oportunidad. Aprovechémosla.

¿Qué tienen que ver Ceuta y Melilla con el Sáhara? Marruecos y España. Y con Benidorm de trasfondo. Todo tiene una explicación. O algo así. Y basado en hechos reales, sucedidos en el año 2007 (si, hace poco ha salido Amores Pendejos Una historia de 2009, con el gran angular, de la que, tal vez, se pudiera decir que esta sería un Spinn Off). Concretamente en torno al día del Sáhara. Que si la memoria no me falla es el 31 de agosto. Una pequeña organización juvenil de un partido político vasco. Quien debería hacer el rutinario comunicado no es comunicado. Ni se avisa de la efemérides, que iba a pasar sin pena ni gloria, un poco después del cierre de la Aste Nagusia, la Semana Grande de Bilbao. Pero ocurrió algo. El autonombrado reservorio de las esencias saharauis mottu propio eleva un comunicado a la página de la organización. Una palabra mal puesta, una expresión ambigua y la percepción varía. Y es que, ¿qué podía salir mal?

Seguir leyendo »

A un mes de guerra tiránica y cruel, impuesta por la vía de los hechos, por más que en realidad son cerca de 8 años desde que la noche antes de la firma de un acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania el Zar Putin llamó a su entonces títere Yanukovich para que no lo hiciera, provocando el descontento popular y desencadenando el Euromaidan. Hoy la democracia prevalecerá. Cualquier solución o resolución a una paz que ponga fin a la guerra será refrendada por el pueblo ucraniano. Gloria a los resistentes. Porque eso han hecho, resistir la invasión y la ocupación. Sería de locos pensar que como existía un plan ucraniano de invasión para dominar toda la Rusia Europea y hacer un desfile triunfal con Zelensky a la cabeza por Moscú, era inevitable que Rusia entrara en una guerra existencial. No, lo único existencial es la carrera de un Putin aterrado con lo que le ha pasado al amigo Lukashenko en Bielorrusia y lo de Tokayev, discípulo del anterior, que procuró manejar desde un segundo plano, pero eso naufragó en Kazajistán. Por cierto, los rusos también dicen allí que el tercio norte es Rusia de toda la vida. Que se anden con ojo, puesto que el 50% del comercio es con países de la UE. Y al Oeste del río Ural, dentro del país, es continente europeo.

Seguir leyendo »